7 lecciones que aprendemos sobre la marcha...

Controlar todo lo que puede sucedernos durante una sesión fotográfica no es posible, y en ocasiones nos enfrentamos a situaciones que nos impiden, en el peor de los casos, continuar con nuestra sesión. Salir de estas situaciones airoso es una de las "habilidades" que distingue a un fotógrafo profesional de uno aficionado. De estas primeras aventuras como aficionado podemos sacar un buen número de "buenas prácticas" que terminamos aplicando el resto de nuestra carrera. Aquí tenéis unas cuantas que me vienen a la mente,

  • ¡Más apertura por favor! - Los momentos en los que la luz natural es escasa son habituales, y es aquí cuando este número f adicional (en ocasiones es más de uno) nos viene de perlas para poder seguir trabajando. De estas situaciones aprendemos a valorar este extra de luz y empezamos a entender el por qué del precio de estos objetivos tan luminosos, y a desearlos!. Recordad que cada número f es el doble de luz, y no un poquito más como podríamos pensar al principio. Es decir, disparando a f/2 tendremos cuatro veces más luz que a f/4, o el doble si nuestro objetivo llega a f/2,8.
  • Aprender a utilizar un flash de mano - En ocasiones, y al margen de contar con suficiente luz natural o no, nos interesa (o queremos) usar flash para iluminar una escena, o para mezclarlo con la luz natural. En este momento es cuando deberíamos haber practicado lo suficiente con un flash de mano como para poder ponerlo en marcha y continuar con la sesión sin pruebas o problemas que causen interrupciones.
  • Conocer la localización de antemano - Las aventuras están bien, pero es mejor darse una vuelta unos días antes por el lugar donde estemos planeando realizar la sesión para confirmar que podamos realizar fotografías sin problemas, que la luz sea la que queremos, etc. Es una buena práctica el visitarlo a la misma hora de la sesión, pero recuerda que si es con mucha antelación en el calendario tendrás variaciones de luz, perdiendo tiempo de luz si vas hacia el invierno y ganándola si vas hacia el verano. Importante también echar un vistazo a la predicción meteorológica.
  • Baterías cargadas y tarjetas de memoria vacías - No importa si la batería está al 80% o si la tarjeta aún tiene unos gigas libres. Un golpe de calor o una sesión más larga de lo esperado pueden hacer que te quedes colgado a mitad del trabajo. Todas las baterías cargadas y todo el espacio que tengamos a nuestra disposición.
  • Revisa el equipo antes de salir - Puede que se nos olvide una tarjeta, un objetivo o un simple accesorio de esos que hacen que nuestro trabajo sea mucho más fácil y agradable.
  • Descargar las fotografías al terminar - Tan pronto como puedas, descarga las fotografías. Es la mejor forma de garantizar 
  • Realizar una copia de seguridad - Continuación del anterior punto. No borres las fotografías de las tarjetas hasta que estas no estén en otra ubicación, a kilómetros de distancia y custodiadas por dos gorilas insobornables y armados hasta los dientes. Bueno, esto último es opcional, pero siempre en dos sitios. :)

Qué os ha pasado en vuestras primeras sesiones? De qué forma habéis salido airosos?

Rober.